Paul Krugman: “Quebrar a Grecia, ¿para qué?”

Paul Krugman: “Quebrar a Grecia, ¿para qué?”

El autor se pregunta qué creen los acreedores, y en especial el FMI, que están haciendo con Grecia. Y se responde: alterar las reglas del juego para forzar la salida de la zona Euro del país gobernado por Syriza.

Paul Krugman, Premio Nobel de Economía en 2008./DIAGONALPERIODICO

Una cola en un cajero en Atenas (Grecia), la noche del 28 de junio. / ÁNGEL BALLESTEROS

Me he mantenido prudentemente callado en relación con Grecia: no quería gritar “¡Grexit!” en un teatro lleno a rebosar. Pero dadas las informaciones sobre las negociaciones en Bruselas, algo hay que decir: ¿qué se creen los acreedores, y en particular el FMI, que están haciendo?

Ésta tendría que ser una negociación sobre objetivos de superávit primario y, luego, sobre una reducción de la deuda que eliminara la perspectiva de interminables crisis futuras. Y el gobierno griego ha aceptado lo que en realidad son objetivos de superávit bastante altos, habida cuenta especialmente de que el presupuesto se hallaría ya en una situación de enorme superávit primario si la economía no estuviera deprimida.

Pero los acreedores mantienen su rechazo a las propuestas de Grecia aduciendo que se basan demasiado en impuestos y demasiado poco en recortes de gastos. De modo que estamos todavía por la labor de dictarles la política interior.

La pretendida razón para rechazar una propuesta basada en los impuestos es que dañaría el crecimiento. La obvia respuesta es: ¿están de cachondeo?

Los tipos que manifiestamente han fracasado a la hora de ver el daño que podría hacer la austeridad –vean la imagen que compara las proyecciones hechas en el acuerdo de 2010 con la realidad-, esos mismos tipos ¿pretenden impartir ahora lecciones de crecimiento?
Además, las preocupaciones por el crecimiento son todas del lado de la oferta ¡en una economía que funciona con toda seguridad al menos un 20% por debajo de su capacidad!

Si hablas con la gente del FMI te dirán que es imposible tratar con Syriza, el hartazgo que les produce su grandilocuencia, etc., etc. Pero no estamos en un instituto de enseñanza secundaria aquí.

Y precisamente ahora son los acreedores, harto más que los griegos, quienes estánalterando las reglas del juego. ¿Qué está pasando? ¿El objetivo es quebrar Syriza? ¿Forzar a Grecia a una bancarrota presumiblemente desastrosa para desanimar a otros?

Llegó la hora de dejar de hablar de “Grecaccidente”; si ocurre un “Grexit”, será porque los acreedores, o al menos el FMI, lo quisieron.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *