‘Citizenfour’, crónica de un espionaje anunciado

<em>‘Citizenfour’, crónica de un espionaje anunciado</em>
Edward Snowden en ‘Citizenfour’.
Lamarea.com

Una enorme lección de periodismo, un documento histórico de primer calibre, una película con un ritmo endiablado y un clima de thriller paranoico fabuloso, un aviso (más) de los peligros para las libertades de la era post 11S y la constatación de que vivimos en un mundo que desterró la privacidad para siempre. Todo eso y mucho más es Citizenfour, el documental de Laura Poitras, que ganó el Oscar, el Bafta y un sinfín de premios más, y que, aún más importante que los galardones, nos muestra a una cineasta valiente y a un ciudadano, Edward Snowden, que arriesgó todo en aras del conocimiento en su versión más relevante. A España llega este viernes 27 de marzo, si bien debería estar en cartelera por los siglos de los siglos, amén.

La historia es conocida: el ingeniero de telecomunicaciones Edward Snowden, que trabajaba para la Agencia Nacional de Seguridad de EEUU, se pone en contacto en 2013, vía emails encriptados, con el periodista Glenn Greenwald, del periódico británico The Guardian, y la documentalista Laura Poitras, quien ya estaba en el punto de mira de las autoridades estadounidenses por sus dos anteriores trabajos en torno a la guerra contra el terrorismo emprendida por EEUU (My country, my country y The Oath) y que constituyen con el presente film su trilogía sobre el paisaje estadounidense tras los atentados de las Torres Gemelas.

Snowden elige a Poitras y Greenwald como interlocutores de una filtración que acabará desvelando el programa de vigilancia masiva de sus ciudadanos (y los ciudadanos de medio mundo), que tiene a las empresas de telecomunicaciones como sus necesarios y oscuros cómplices. El documental arranca con esos primeros mails, y va poco a poco desvelando las intenciones de un hombre que trae consigo una noticia bomba, que las autoridades estadounidenses niegan insistentemente, con su capacidad pasmosa para la mentira sistemática. Una película de héroes y villanos de primera división.

La cineasta y el periodista, al que se une el también cronista de The Guardian Ewen McAskill, se reúnen con Snowden en Hong Kong durante ocho trepidantes días. La cámara de Poitras registra el creciente nivel de paranoia de Snowden y los periodistas, encerrados en una aséptica habitación de hotel, la manera en que se fragua una exclusiva de tamaño calibre, las reflexiones de Snowden sobre el poder y el espionaje masivo de ciudadanos, las dudas y miedos de los implicados a las puertas de una revelación que deja claro que la pesadilla orwelliana es una realidad aplastante en el mundo contemporáneo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *