La foto de la niña siria rindiéndose que ha dado la vuelta a Internet

La imagen de una refugiada de cuatro años asustada al confundir la cámara de un fotógrafo con un arma ha llegado a los medios de todo el mundo tras convertirse en viral en las redes sociales.

OSMAN SAGIRLI

OSMAN SAGIRLI

MADRID.- Cara de miedo y resignación y brazos levantados. La imagen de esta niña siria rindiéndose ante lo que pensaba que era un hombre armado -en realidad el fotógrafo- ha dado la vuelta al mundo convertida en un viral. También ha servido para recordar una guerra que dura ya más de cuatro años y que ha dejado más de 200.000 muertos y 10 millones de desplazados.

La historia de esta imagen empezó con un tuit de la fotógrafa palestina Nadia AbuShaban. Junto a la imagen escribió este texto: “Un fotoperiodista tomó esta foto a una niña siria de cuatro años. Pensó que llevaba un arma en lugar de una cámara así que se dio por vencida! #rendida”

La historia completa la ha contado la BBC bajo el título ‘El fotógrafo que rompió el corazón de Internet‘. En el artículo, en su web BBC Trending, la cadena británica habla con el autor, el fotógrafo turco Osman Sagirli que ahora trabaja en Tanzania y que ha pasado 25 años trabajando para el diario Türkiye.

“Estaba usando un teleobjetivo y ella pensó que era un arma. Me di cuenta después de ver la foto”

La niña tiene cuatro años y se llama Hudea. La fotografía fue tomada en el campo de refugiados de Atme, cerca de la frontera con Turquía en Siria. Fue publicada en diciembre de 2014 en Türkiye.

“Estaba usando un teleobjetivo y ella pensó que era un arma”, relata Sagirli. “Me di cuenta de que estaba aterrorizada después de sacar la foto y mirar la imagen, porque ella se muerde los labios y levanta las manos. Normalmente los niños salen corriendo, se tapan la cara o sonríen cuando ven una cámara…“, explica.

“El sufrimiento se aprecia más en las caras de los niños. Son los niños los que reflejan sus sentimientos con inocencia”

“Sabes que hay desplazados en los campos. Tiene más sentido ver si han sufrido, no por las reacciones de los adultos, sino por las de los niños. Son los niños los que reflejan sus sentimientos con inocencia“, ha explicado, en referencia a su trabajo en los campos de refugiados y desplazados sirios. 

Sagirli ha señalado que la niña llegó al campo de refugiados de Atmé, a unos diez kilómetros de la frontera con Turquía, con su madre y dos hermanos. El campo está a unos 150 kilómetros de su localidad natal, Hama.

El tuit de AbuShaban tiene ya más de 16.400 retuits y la imagen se ha convertido ya en un icono que ha acabado en los medios de comunicación de todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *