El asalto al Palacio de Justicia de Estambul acaba con la muerte del fiscal turco y sus captores

“Escuchamos disparos desde la habitación de los terroristas y la policía lanzó la operación”, explicó el gobernador de la ciudad turca.

Agentes de la Policía turca frente a la entrada del Palacio de Turquía de Estambul, donde dos miembros del DHKP-C han mantenido retenido a un fiscal. REUTERS/Osman Orsal

Agentes de la Policía turca frente a la entrada del Palacio de Turquía de Estambul, donde dos miembros del DHKP-C han mantenido retenido a un fiscal. REUTERS/Osman Orsal

ESTAMBUL.- El fiscal turco Mehmet Selim Kiraz, que había sido secuestrado a mediodía de este martes en Estambul por dos miembros del grupo de extrema izquierda Partido de la Liberación del Pueblo-Frente (DHKP-C, según sus siglas en turco), ha muerto a causa de las graves heridas que ha sufrido en la operación de rescate. Sus captores también han sido abatidos por la policía turca

“Hemos sido pacientes durante seis horas y hemos hecho todo lo posible, pero por desgracia escuchamos disparos desde la habitación de los terroristas y la policía lanzó la operación“, explicó el Gobernador de Estambul, Selami Altinok, durante una breve comparecencia ante la prensa.

El presidente turco Tayyip Erdogan ha explicado que el fiscal había recibido tres disparos en la cabeza y otros dos en el cuerpo (aunque no ha precisado si las heridas fueron provocadas por los miembros del grupo armado o por los agentes de policía). Kirazfue trasladado a un hospital para una intervención quirúrgica de urgencia, pero no sobrevivió.

El suceso se inició a última hora de la mañana de este martes, cuando dos personas accedieron hasta la sexta planta del Palacio de Justicia Caglayan en Estambul, y  tomaron como rehén al fiscal Mehmet Selim Kiraz, que estaba encargado de investigar la muerte del joven Berkin Elvan, una de las víctimas mortales durante las manifestaciones del parque Gezi en 2013, a causa del impacto de un bote de gas.

El chico de 14 años fue alcanzado en la cabeza en junio de 2013 por el bote de gas cuando iba a comprar el pan en un barrio de Estambul, y murió en marzo de 2014, lo que suscitó una ola de indignación en Turquía. Par muchos, el joven Berkan Elvan se ha convertido en un símbolo de la violenta represión por parte del Gobierno de las protestas de 2013, y de la deriva autoritaria del Ejecutivo islamista que rige el país desde 2002.

Fotografía publicada en Twitter por el partido ilegalizado DHKP-C que muestra a una persona no identificada mientras apunta con un arma a la cabeza de un fiscal en el Palacio de Justicia Caglaya, en Estambul. EFE/Dhkp-C / Handout

Fotografía publicada en Twitter por el partido ilegalizado DHKP-C que muestra a una persona no identificada mientras apunta con un arma a la cabeza de un fiscal en el Palacio de Justicia Caglaya, en Estambul. EFE/Dhkp-C / Handout

En las redes sociales divulgó una foto que muestra a alguien poniendo la punta de una pistola en la cabeza del fiscal delante de una bandera del partido prohibido DHKP-C.

Antes del asalto de las fuerzas de operaciones especiales de la policía se estableció contacto con los secuestradores. Un comunicado difundido en un sitio web cercano al grupo armado aseguraba que los secuestradores exigieron que los policías sospechosos de matar a Elvan hicieran una confesión pública.

Una ambulancia abandona el Palacio de Justicia de Estambul, tras la operación policial para liberar al fiscal tomado como rehén por miembros del DHKP-C. REUTERS/Osman Orsal

Una ambulancia abandona el Palacio de Justicia de Estambul, tras la operación policial para liberar al fiscal tomado como rehén por miembros del DHKP-C. REUTERS/Osman Orsal

A la confusión de los hechos contribuyó un gran corte de electricidad que afectó a Estambul así como a gran parte del país, y el silencio informativo sobre el secuestro ordenado por las autoridades.

El DHKP-C está incluido en la lista de organizaciones terroristas de EEUU, de la UE y de la propia Turquía. Este grupo armado se atribuyó en enero un atentado contra una comisaria de Estambul en el que murió un policía y una terrorista suicida en el histórico distrito de Sultanahmet. El grupo justificó su acción como una forma de “castigar” a los “asesinos” de Berkin Elvan.

La policía turca detiene a una persona que apoyaba al Frente de liberación popular-Grupo marxista revolucionario (DHKP-C) en las calles de Estambul. EFE/Sedat Suna

La policía turca detiene a una persona que apoyaba al Frente de liberación popular-Grupo marxista revolucionario (DHKP-C) en las calles 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *