Pablo Hasel, condenado a dos años y un día de prisión

Pablo Hasel, condenado a dos años y un día de prisión

La Audiencia Nacional ha condenado a dos años de cárcel y un día, más una multa de 24.300 euros, al rapero Pablo Hasel por los delitos de enaltecimiento de terrorismo, injurias y calumnias contra la Corona e Instituciones del Estado.

Hasel
La Audiencia Nacional ha condenado a dos años de cárcel y un día, más una multa de 24.300 euros, al rapero Pablo Rivadulla, conocido como Pablo Hasel, por los delitos de enaltecimiento del terrorismo, con la agravante de reincidencia, e injurias y calumnias contra la Corona e Instituciones del Estado por ensalzar a figuras de miembros de las bandas terroristas ETA y Grapo, cometidos mediante la difusión del contenido de 64 mensajes publicados en Twitter y una canción en YouTube.Los magistrados de la Sección Primera de la Sala de lo Penal exponen en la sentencia que las publicaciones de Hasel suponen una “actuación conjunta, dirigida contra la Autoridad del Estado” y que aluden “a la necesidad de ir más allá en un comportamiento violento incluso con la utilización del terrorismo”.

La condena a Pablo Hasel llega justo un día después de la absolución por parte del Tribunal Supremo a Casandra Vera, otro caso que ha suscitado mucha polémica. Vera fue condenada por la Audiencia Nacional a un año de prisión y siete de inhabilitación total por publicar en su cuenta de Twitter 12 tuits que contenían chistes referidos a Carrero Blanco.

La Sala analiza en la sentencia la doctrina del Tribunal Supremo sobre el enaltecimiento del terrorismo, en especial la reciente sentencia que ha condenado al también rapero Valtonyc, para destacar que este delito requiere que se genere un riesgo en abstracto. Algo que, para la Audiencia Nacional, queda acreditado en el presente caso.

En esta línea, el Tribunal recuerda que el origen de esta investigación proviene de un mensaje remitido por un particular la Fiscalía, alarmado por la aparición de dichos tuits.

En relación con el delito de injurias y calumnias a la Corona, la Sala señala que los mensajes y el vídeo analizado presentan una actuación por parte del acusado que determina la imputación al Rey Emérito, e incluso al Rey actual, la comisión de múltiples delitos, incluso de homicidio y de malversación, así como de una conducta no acorde con la autoridad que representan.

“No se trata de expresar una reivindicación política de otra forma de Estado, como pudiera ser republicana —dicen los jueces—, sino que se advierte una intencionalidad como es la de injuriar y calumniar, con el ánimo evidente de que por quien accede a sus tuits adopte una posición contraria a los mismos, incluso de forma violenta”.

Respecto al delito de injurias y calumnias contra las instituciones del Estado, el tribunal subraya la gran cantidad de delitos que se imputan de forma reiterada a los miembros de los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, acusándoles de asesinatos, torturas, que se integran en unos contenidos ofensivos y de marcado odio a los mismos a los que se sigue acusando, a pesar de haber obtenido resoluciones judiciales que les exoneraba, en cuyo caso carga contra la autoridad judicial, sin más acreditación por su parte que sus propias palabras y sus manifestaciones, sin otro fundamento ni probanza alguno.

La resolución del alto tribunal sobre Hasel ha contado con el voto particular de la magistrada Manuela Fernández de Prado, quien entiende que el acusado debió ser absuelto puesto que su actuación encaja dentro de la libertad de expresión y no supone una manifestación del discurso de odio para propiciar o alentar, aunque sea de manera indirecta, una situación de riesgo para las personas o derechos de terceros o para el propio sistema de libertades, en el sentido en el que a su juicio viene pronunciándose el Tribunal Supremo y el Constitucional.

UNA LARGA HISTORIA

Hasel ya fue condenado a dos años de cárcel por el Tribunal Supremo en 2015, también por el delito de enaltecimiento del terrorismo, al difundir a través de su canal de YouTube varios temas en los que deseaba que se cometieran atentados contra representantes del PP y PSOE y elogiaba a miembros de los Grapo, ETA y otros grupos terroristas. En esa ocasión, la Audiencia Nacional acordó la suspensión de la pena.

Hasel se sentó de nuevo en el banquillo de los acusados de la Audiencia Nacional el 1 de febrero, esta vez acusado de cantar canciones críticas con la monarquía, por mensajes en redes sociales de denuncia de brutalidad policial y por otro en el que denuncia la muerte de Isabel Aparicio, militante de Grapo que falleció en abril de 2014 en la prisión de Zuera. La Fiscalía solicitaba para él, en este juicio, hasta cinco años de cárcel.La canción, titulada “Juan Carlos El Bobón”, comienza con el extracto de una entrevista realizada por una televisión francesa al rey Juan Carlos, en 1969, en la que este elogia a Franco. La letra de la canción, entre otras críticas a la Casa Real, apunta la criminalización de la crítica a esta institución. Los tuits por los que también se condena a Hasel hacen referencia a los supuestos “negocios mafiosos” entre la Casa Real y Arabia Saudí.

El rapero también tiene otras dos causas pendientes, una por despreciar al futbolista Roman Zozulya.  La otra por denunciar que la policía local de Lleida utilizó un falso testigo para encubrir en un juicio una paliza a una persona que pegaba carteles sobre el derecho a la autodeterminación.

 

 

https://www.elsaltodiario.com/libertad-expresion/pablo-hasel-condenado-dos-anos-prision

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *