Hace 75 años, en Stalingrado…

 

Hace 75 años, en Stalingrado…- Jon Ibaia, militante de HERRI GORRI

Por herrigorri

STALINGRADO HACE 75 AÑOS

kalach-nov-1942

Cuando el 23 de Noviembre de 1942, elementos avanzados del 5º Ejército de Tanques de la Guardia, se encontraron en el pueblo de Kalach con soldados del 4º Cuerpo Mecanizado, la trampa se había cerrado sobre los fascistas y el 6º Ejército en su totalidad, la mayor parte del 4º Ejército Panzer y algunas fuerzas rumanas habían sido cercados en torno a la ciudad de Stalingrado. En un primer momento, el alto mando soviético no tenía conciencia de la magnitud de las fuerzas fascistas embolsadas. Los cálculos iniciales eran de aproximadamente 100.000 soldados… pero la cifra de 330.000, se aproximaba más a la realidad.

Para contextualizar los acontecimientos que dieron lugar a la batalla de Stalingrado,avance nazidebemos remontarnos a mayo de 1942 en el frente sur. El Alto Mando nazi, ante la imposibilidad de desarrollar una ofensiva general en todo el frente del este, decidió concentrar sus esfuerzos en el frente sur que comprendía desde la ciudad de Kursk hasta el Mar Negro. Una ofensiva que sería conocida como la “Operación Azul” que tenía como objetivo principal y esencial, alcanzar los pozos petrolíferos del Caúcaso necesarios para el sostenimiento de la economía de guerra y el poder ofensivo nazi. Como dato, debemos decir que en la planificación inicial de la Operación Blau, Stalingrado era un objetivo secundario, necesario para consolidar el flanco defensivo de las operaciones en el Caúcaso. En mayo, las fuerzas nazis estaban acumulando refuerzos en la región y , en especial, en torno a la ciudad de Jarkhov, punto de concentración del 6ºEjército.
Hacemos mención a la ciudad de Jarkhov, porque ahí fue precisamente donde el 12 de Mayo, el Mariscal Timoshenko lanzó una ofensiva para retomar la ciudad. La ofensiva Timoshenko, fue un verdadero desastre puesto que además adolecer de importantes errores de planificación y ejecución, por los que pagaría Timoshenko, siendo destituido poco tiempo después, se topó precisamente con el punto en el que estaban concentrándose las divisiones panzer para acometer la Operación Azul.

La grave derrota de Jarkov, unido a los enormes preparativos de la ofensiva nazi, desequilibraron al ejército rojo en todo el frente sur, que se vio obligado a una retirada junto a millares de civiles. La situación en junio de 1942, era de una gravedad extrema, puesto que no era posible reconstruir un frente defensivo y los dos ejércitos panzer (el 4º y el 1º) implicados en el frente, parecían imparables. Las reservas generales del Alto Mando Soviético (STAVKA), se encontraban en el frente central, en torno a Moscú, por lo que su redespliegue, llevó tiempo que no concedieron las fuerzas fascistas, que avanzaron a sangre y fuego por la región de Ucrania, sin apenas oposición.

ni un paso atrasTuvieron que afrontarse medidas excepcionales desde el STAVKA y el 19 de Julio, ante la posibilidad de colapso del Frente sur y la llegada de los nazis al Volga, con lo que todo el Caúcaso hubiera quedado aislado, Stalin emite su famosa Orden 227 con la consigna “Ni un paso atrás”. Stalingrado se declara en estado de sitio y el 62º Ejército al mando del general Chuikov es desplegado en la ciudad, junto a las milicias obrero-campesinas de hombres y mujeres dispuestos a defender su ciudad natal. De manera simultánea,a lo largo del río Don se logra consolidar un frente defensivo. La Orden 227 supuso la adopción de medidas excepcionales para reconstruir la moral y la disciplina de muchas unidades en desbandada y recuperar su capacidad combativa.

Y es en agosto cuando el Alto Mando fascista cometió el error que terminaría pagando muy caro. La falta de oposición y la retirada del Ejército Rojo, es entendido por parte de los mandos nazis que el poder soviético está en plena descomposición, por lo que se amplían los objetivos estratégicos de la Operación Azul. Dividen su ofensiva en dos vectores de avance, uno hacia el Caúcaso y otro hacia Stalingrado y Astrakhan, con el objetivo de aislar toda la región del resto de la URSS.
Así Stalingrado se convierte en un objetivo prioritario y se asigna el refuerzo del 4º Ejército Panzer al 6º Ejército para su toma.

Bundesarchiv_Bild_183-J20510,_Russland,_Kampf_um_Stalingrad,_Luftangriff_cropLa batalla en la ciudad de Stalingrado, comienza el 23 de agosto de 1942, cuando la Luftwaffe comienza a bombardear de manera indiscriminada la ciudad, asesinando a miles de civiles y reduciéndola a escombros. El 6º ejército del General Paulus avanza desde el oeste y el 4º Pancer desde el Sur, pero el 62ºEjército en la ciudad y el 64º Ejército al sur, estableciendo una sólida línea de defensa en los suburbios.

Extendida a lo largo de la ribera occidental del Volga unos 40 km y con 8 km de profundidad, Stalingrado era una ciudad moderna y próspera, con una importante industria de guerra. Al encontrarse alejada del frente, fue un punto de acogida de numerosos civiles que escapaban de las atrocidades nazis. La Luftwaffe, convirtió en escombros el 80% de la ciudad, pero esos escombros, fueron defendidos con heroísmo y resolución por soldados y la milicia integrada por obreros y obreras.

chuikovEl general Chuikov, general del 62ºEjército, sabía que no había posibilidad de retirada, pues a su espalda tenía el Volga, por lo que utilizó su experiencia en tácticas de lucha urbana ganada en China en 1937, como asesor militar, para resistir lo que fuera necesario. Uno de los problemas del 62ºEjército era que de facto, se encontraba aislado, ya que los nazis habían tomado el norte y el sur de la ciudad y sólo podía reabastecerse a través del Volga, lo que sólo podía realizarse de noche, ante la superioridad aérea nazi. Las noches eran un continuo ir y venir de embarcaciones de todo tipo, portando suministros, municiones y refuerzos a Stalingrado, y evacuando civiles y heridos, bajo el fuego de la artillería nazi, empeñada a fondo para cobrar un sangriento peaje cada noche.

hqdefaultDurante los meses de septiembre y octubre, se luchó sin cuartel, en escenarios ya legendarios como la colina de Mamayev Kurgan y las fábricas “Octubre Rojo” y “Barricada”. A costa de enormes pérdidas por ambos bandos, los avances se medían por metros, por edificios en ruinas, llegándose al punto en el que en un mismo edificio, los nazis ocupaban una planta y los soviéticos otra, o estaban separados por un tabique. Las fuerzas nazis fueron tomando la ciudad hasta que a finales de octubre, el 62ºEjército llegó a verse reducido a una franja de poco más de 1 km de profundidad y 3 km de anchura, junto con algunos puntos fuertes aislados en otros puntos de la ciudad.

Ya desde septiembre, Stalin hizo llamar a los mariscales Zukhov y Vasilevsky para mantener una reunión con ellos para analizar la situación en Stalingrado y estudiar la posibilidad de una contraofensiva. La industria de guerra soviética, tras su prodigioso traslado en el transcurso de la Operación Barbarroja hacia la región de los Urales, había reconstruido y expandido su capacidad productiva y durante el verano de 1942 comenzó a disponerse de ingentes cantidades de tanques, aviones y armamento de todo tipo, la cuestión era cómo usar ese poder ofensivo de la mejor forma.
t34La propuesta de Zukhov, iba en la línea de la estrategia que ya usara en la victoria de Moscú. Acumular reservas, desangrar al enemigo y esperar al momento oportuno para lanzar las reservas sobre los puntos débiles del frente enemigo. Zukhov tenía claro que los refuerzos que estaban a disposición de los frentes del sur, no debían ser empeñados en una guerra casa por casa, por la que los nazis habían apostado. A Chuikov se le reforzaría con las fuerzas estrictamente necesarias para mantener una resistencia que desangrara a los nazis, pero el resto de los refuerzos, debían ser utilizados en una operación de gran envergadura, que diera un verdadero vuelco a la situación estratégica en el sur. Vasilevsky apoyó el razonamiento de Zukhov y Stalin les urgió a que le presentaran una propuesta ofensiva.
Así el Frente del Don, al mando de Rokosovsky y el Frente Suroeste, al mando de Yeremenko, fueron reforzados con numerosas tropas, mientras que en Stalingrado, se continuaba desangrando a las unidades militares nazis.
Paradógicamente, la excelencia táctica y operativa de las fuerzas armadas nazis, contrastaba con la absoluta ineficacia de sus servicios de inteligencia y de información que, además de no detectar la concentración de fuerzas soviéticas, básicamente seguían pensando que el poder militar soviético, estaba en plena desintegración e incapaz de desarrollar una contraofensiva.

mapa cercoEl alto mando nazi, ante las graves pérdidas sufridas en Stalingrado y la dispersión de fuerzas en el Caúcaso y la creciente resistencia en el mismo, tuvieron que confiar a las desmoralizadas y poco equipadas tropas rumanas, la protección de los flancos del 6º Ejército y del 4ºPanzer. Este hecho, por supuesto, no pasó desapercibido a la STAVKA. La forma de herradura que formaba el frente en torno a Stalingrado, hacía posible una operación de cerco en torno al 6ºEjército; esa era la base del plan, pero además, debía planificarse una ofensiva general en todo el frente sur y, de manera simultánea, evitar que los fascistas pudieran trasladar fuerzas de otros puntos del frente.

La planificación de la contraofensiva por parte del STAVKA, fue brillante. En primer lugar, los Frentes del Don y Suroeste, desarrollarían la Operación Urano, para acometer la operación de cerco, pero además, para desequilibrar a las fuerzas fascistas e impedir una redistribución de fuerzas, se lanzarían a continuación dos operaciones consecutivas. La Operación Saturno, en el frente sur y a continuación la Operación Marte en el Frente central, en las inmediaciones de Moscú.

En la madrugada del 19 de noviembre, comienza Urano, cuando el alto mano transmitió a todas las unidades la palabra clave “Sirena”, con la que millares de cañones y lanzacohetes Katyushas (los famosos “órganos de Stalin”) aplastaron las líneas rumanas, al norte el 3ºEjército Rumano y el 4º Ejercito al sur, tomando por sorpresa al alto mando nazi. La habilidad táctica, operacional y estratégica del ejército soviético, hizo que en cuatro días, se hubiera cerrado el cerco y, de facto, de estar aislado el 62ºEjército de Chuikov, se convirtió en parte del anillo que rodearía al 6º Ejército, a la mayor parte del 4ºPanzer y diversas unidades rumanas.

Suele afirmarse, que el 6º Ejército, debiera haber aprovechado esos primeros momentos del cerco, para romperlo, pero no creemos que hubiera sido tan sencillo, ya que una de las premisas de la Operación Urano, fue cerrar el cerco muy a la retaguardia, en Kalach, precisamente para evitar el redespliegue de las unidades panzer encerradas en Stalingrado de una forma rápida. Pero de todas formas, en ningún momento se planteo por parte del alto mando nazi, una ruptura del cerco desde su interior. Se lanzaría una operación de rescate y mientras, sería abastecido por la luftwaffe.

La operación de rescate, fue asignada al mejor mando nazi, el mariscal Manstein que organos de stalininmediatamente comprueba lo difícil de la misión. Mientras trata de conseguir los refuerzos necesarios, incluyendo una división panzer al completo traída de Francia, todo el frente fascista se encuentra bajo la presión del Ejército Rojo.
Con retrasos, ante la imposibilidad de conseguir refuerzos, ya que Vasilevsky en el sur había desencadenado una ofensiva general en todo el frente, a lo largo de la línea del Don y en el Caúcaso y Zukhov en el frente central, en torno al saliente de Rhzev, finalmente Manstein lanza la operación de rescate el 26 de diciembre llegando a avanzar hasta 30 km del cerco. Sería el 2º Ejército de guardias el que finalmente derrotaría a las fuerzas de socorro en el río Myskhova, mientras que los avances soviéticos, amenazaban con cercar incluso a las tropas de Manstein, que se ve obligado a retirarse.

La contraofensiva en el frente sur, incluso hacía peligrar a las fuerzas nazis del Caúcaso, saturnoque tuvieron que retirarse para evitar también ser aisladas y Stalingrado se convirtió en la tumba del 6º Ejército nazi. En estas fechas hace 75 años, las fuerzas soviéticas seguían tratando de aplastar a las fuerzas fascistas en el cerco, cuyo papel estratégico se reducía ya a evitar que las fuerzas soviéticas que las cercaban, alimentaran la ofensiva general en todo el frente sur.
El hambre, el tifus, las congelaciones, unidos a la presión del sólido anillo soviético, que poco a poco se iba cerrando. A principios de enero, las tropas del 62ºEjército, se encuentran en Mamayev Kurgan con sus camaradas del 66ºEjército, dividiendo a las tropas fascistas en dos bolsas de resistencia y por primera vez desde septiembre, la heroicas tropas de Chuikov, dejaban de estar aisladas. El 31 de enero el recién nombrado Mariscal Paulus, rindió la bolsa del sur, y el 2 de febrero el general Strekker la del norte, dando por finalizado el sitio de Stalingrado. No hay cifras exactas, pero se calcula que entre 90.000 y 110.000 fascistas se rindieron, encontrándose la mayor parte, en condiciones dramáticas de enfermedad, hambre y desesperación. Pocos sobrevivirían al traslado hacia los campos de prisioneros.

stalingradoVencer al fascismo en Stalingrado, tuvo un alto precio en vidas de civiles y soldados del ejército rojo. El poder militar nazi, concentraba la mayor parte de sus recursos, las mejores unidades de combate y a sus mejores generales en el frente del este y más específicamente, en el frente sur.
Stalin, Zhukov, Vasilevsky, Yeremenko o Rokosovsky, eran conscientes del terrible precio en vidas humanas que debía ser pagado para contrarrestar la experiencia operativa de las unidades nazis.
Durante la guerra fría -incluso hoy en día-, han sido recurrentes las críticas vertidas desde el academicismo al servicio de la ideología burguesa, hacia el Alto Mando Soviético, alegando un “desprecio” por las vidas humanas en cada operación ofensiva realizada, incluyendo Stalingrado. Estas críticas se han centrado sobretodo en Zhukov, el general invicto en la Segunda Guerra Mundial y muy probablemente, el mejor general de la guerra, pero…era soviético.
Este academicismo burgués, es el que ha “reconstruido” la historia de la Segunda Guerra Mundial, presentando a los Estados Unidos, como los ganadores de la Guerra.

Como dato histórico, mientras sucedían los acontecimientos de Stalingrado, en noviembre y diciembre de 1942, los aliados occidentales combatían en Túnez contra unas fuerzas alemanas e italianas que fueron derrotadas esencialmente, porque no pudieron ser abastecidas, debido a que la Luftwaffe había concentrado casi todos sus recursos para abastecer a las tropas cercadas en Stalingrado. Además, todas las fuerzas de reserva del Reich, serían derivadas al frente del este, para sostener el frente sur, en peligro de colapso y disgregación.

También ha tratado de ser presentada la batalla de Stalingrado, más como una derrota nazi, producto de las “erróneas decisiones de Hitler”, que como una victoria de un Ejército Rojo que, tras la crítica situación de mayo y junio, se recompuso, reaccionó a la ofensiva nazi cebando la trampa de Stalingrado, desangrando a las fuerzas fascistas y, preparó una contraofensiva general sin que los nazis siquiera lo sospecharan.
Chuikov al mando del 62ºEjército, mostró una extraordinaria capacidad táctica para combatir en un entorno urbano, ante fuerzas muy superiores. De nada vale decir que los fascistas “no estaban combatiendo en su medio natural”, porque el ejército nazi, estaba esencialmente preparado para la guerra maniobrera y de movimientos. Los fascistas eligieron combatir en Stalingrado casa por casa, por lo que fue decisión suya.
El heroísmo de los soldados del Ejército Rojo, fue proverbial. Innumerables anécdotas de valentía, capacidad de sacrificio y resolución para resistir y vencer al fascismo, alimentan la gloria de la Gran Guerra Patria.stalingrado (1)

Pero además, el Ejército Rojo mostró una capacidad operativa y táctica excepcional. La forma en la que el general Romanenko, al mando del 5º Ejército de Tanques de la Guardia, condujo la ruptura del frente y la penetración hasta alcanzar la retaguardia del 6º Ejército, demostró que muy poco tenía que aprender de la “Blitzkrieg” alemana, a la hora de manejar fuerzas acorazadas.
El mérito de la planificación de la “Operación Urano” y las posteriores ofensivas en el frente sur, puede decirse que lo comparten por igual Zhukov y Vasilevsky, aunque su conducción estuvo en manos de Vasilevsky, ya que Zukhov se encargó de la “Operación Marte”, en las inmediaciones de Moscú, en esas mismas fechas.
En el frente político, la “Orden 227” y la consigna de Stalin “Ni un paso atrás”, con las medidas excepcionales que tuvieron que ser acometidas, ante el colapso del frente sur y la retirada de las fuerzas del Ejército Rojo en el mes de junio, sin duda cumplieron con el objetivo de recomponer una línea de defensa eficaz y devolver la capacidad combativa a muchas unidades desmoralizadas.

La victoria del Ejército Rojo en Stalingrado significó el principio del fin del fascismo en la Segunda Guerra Mundial. En sentido estricto, no fue la batalla determinante de la Gran Guerra Patria, pues tras la victoria de Stalingrado, el ejército nazi aún estuvo en condiciones de rehacerse e infligir una derrota de envergadura al ejército rojo en marzo de 1943 en el frente sur. En nuestra opinión, Stalingrado significó la imposibilidad de la victoria del fascismo, frente al Estado soviético, cambiando la tendencia de la guerra, pero no sería hasta la batalla de Kursk, en julio/agosto de 1943, cuando el Ejército Rojo obtiene la victoria decisiva que abriría una nueva fase de la guerra de avances imparables hasta la definitiva toma de Berlín en 1945.

Muerte al invasor alemán

WWW.HERRYGORRY.COM 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *