Nueva York pone fin a sus inversiones en combustibles fósiles

Nueva York pone fin a sus inversiones en combustibles fósiles

La metrópoli estadounidense combate el cambio climático a través de su política de inversión pública y denuncia a las petroleras ExxonMobil, Chevron, BP, Shell y Conoco por su contribución al cambio climático.

 

Nueva York pone fin a sus inversiones en combustibles fósiles
Vista aérea de Nueva York. Foto: Sama / CC BY-NC 2.0.

La ciudad de Nueva York va a dejar de invertir en empresas que operan con combustibles fósiles, como protesta por el cambio climático. El alcalde Bill de Blasio ha anunciado este miércoles que los cinco fondos de pensiones para los empleados municipales desinvertirán activos por un valor total de 5.000 millones de dólares. Estos fondos están valorados en 189.000 millones de dólares en total.

Además, la corporación local neoyorquina ha anunciado que presentará denuncias contra cinco de las mayores empresas de combustibles fósiles del mundo (ExxonMobil, Conoco, Chevron, BP y Shell), por daños relacionados con su contribución al cambio climático. Nueva York sigue la línea marcada antes por ciudades como San Francisco y Oakland, en California, que también denunciaron a empresas petroleras.

La metrópoli estadounidense se apunta de esta forma a una corriente de administraciones públicas en EEUU y otros países que no quieren seguir invirtiendo en petroleras y otras empresas que producen y distribuyen combustibles fósiles.

“Nuestra prioridad máxima es garantizar la jubilación de nuestros policías, profesores y bomberos y consideramos que su futuro financiero está relacionado con la sostenibilidad del planeta”, dijo Scott Stringer, el responsable de las finanzas de Nueva York, según cita la agencia Associated Press.

El Estado de Nueva York ya había anunciado este paso hacia la desinversión en fósiles hace un mes. En todo el mundo se extiende esta tendencia, desde ciudades como Washington y Berlín, instituciones universitarias y fondos de inversión. Entre estas entidades figuran también el fondo soberano de Noruega, el más grande del mundo y que precisamente se ha nutrido de las ganancias que ha obtenido este país nórdico de su petróleo. Es el caso también de la Fundación Rockefeller, que se basa en la fortuna de uno de los grandes barones del petróleo del siglo XX.

La iniciativa de las administraciones locales y estatales en EEUU va totalmente en contra de la política del presidente Donald Trump (sin ir más lejos, su actual secretario de Estado, Rex Tillerson, fue director de la petrolera ExxonMobil). El multimillonario de Nueva York ha negado la influencia del hombre en el cambio climático y ha llegado a ridiculizar el calentamiento global con motivo de la reciente ola de frío extremo que asola al país norteamericano. Más importante, ha retirado a EEUU del Acuerdo contra el Cambio Climático alcanzado en París en 2016, al que se han adherido todos los demás estados del mundo.

 

Nueva York pone fin a sus inversiones en combustibles fósiles

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *