Recetas anti cambio climático

 Cambio Climático

Recetas anti cambio climático

¿Te estás pasando estas fiestas? Reducir el consumo de carne y aumentar el de verduras puede contribuir a frenar el calentamiento global.

Recetas anti cambio climático

El pasado 13 de noviembre, 15.000 científicos se unieron para dar uno de los avisos más contundentes pronunciados hasta la fecha: o se hace algo, o el planeta desaparecerá. Un cuarto de siglo después del primer gran mensaje de alerta sobre el cambio climático, en 1992, la situación cada vez es más preocupante, pero todavía puede paliarse la catástrofe y, al menos, continúa estando abierta la opción de “hacer algo”. ¿Cómo? En La Marea 54, que abordó en un dossier los retos más inmediatos para frenar el calentamiento global, una de las acciones propuestas consistía en algo tan sencillo como evitar comer carne. Decirlo puede parecer fácil pero, teniendo en cuenta que España es uno de los 15 países del mundo que más carne consume, no está de más sugerir algunas ideas al respecto.

Las verduras no solo son necesarias para cuidar la salud, sino que cada vez son más los organismos internacionales, Organización Mundial de la Salud (OMS) mediante, que argumentan que, incentivando su consumo, se reducirán las emisiones de gases perjudiciales para el medio ambiente. Ahora bien, para lograrlo no podemos optar por cualquier verdura: como en toda alimentación responsable, elegir aquellas cultivadas cerca y de temporada es básico para que el esfuerzo merezca la pena.

“Personalmente me da pena que muchas veces las verduras se contemplen solo como una solución para las dietas bajas en calorías. Son tan ricas e interesantes que se merecen algo más”, sostiene la sevillana Karin Leiz, que acaba de publicar el libro 1.460 recetas para disfrutar las verduras todo el año (Debate). Como su propio título indica, la guía –no es solo para personas vegetarianas– recoge centenares de ideas para no aburrirse jamás al cocinar estos alimentos, pero, además, ofrece múltiples claves para recordar conceptos básicos. Entre ellos, que es necesario comprar las verduras muy frescas y que deben lavarse con agua fría, pero nunca dejarlas en remojo. También debe tenerse en cuenta que la nevera es una gran aliada para su conservación, pero es mejor no guardarlas cocinadas ni junto a frutas, porque se oxidan.

Con el invierno cerniéndose sobre nuestras cabezas, y el mantra de comprar siempre productos de temporada, hemos elegido seis verduras habituales en estas frías fechas, y las acompañamos de recetas extraídas del libro de Leiz. ¿Quieres más? Para eso está también Internet. Divulgadores nutricionistas como Carlos Ríos, autor de http://www.realfooding.com o el blog http://comidarealfood.wordpress.com dan otras cuantas ideas, además de consejos prácticos para que la alimentación saludable –para cada cual y para el medio ambiente– salga de manera natural.


Acelgas al estilo Jaén

1kg de acelgas (hojas y pencas)

2 dientes de ajo

1 piel de naranja

2 rebanadas de pan (solo la miga)

5 cucharadas de aceite de oliva

1 hoja de laurel

pimentón dulce

azafrán

sal y pimienta

Con un cepillo, frotar a fondo la naranja y pelarla. Pelar también los ajos. Trocear las acelgas lavadas y escurridas. Cocerlas al vapor durante 10 minutos. Mientras, calentar el aceite en una sartén e incorporar los ajos, la miga de pan, el laurel y la piel de naranja troceada.

Una vez fritos, pasar estos ingredientes a un mortero y rehogar en el aceite de la sartén las acelgas previamente escurridas de agua. Machacar el contenido del mortero añadiendo un poco de agua y después verter la mezcla sobre las acelgas. Remover bien y dejar que cueza unos 10 minutos en la sartén a fuego lento. Pasar a la fuente de servicio y servir inmediatamente.


Macarrones con salsa de brócoli

500 g de macarrones

600 g de brócoli

3 cucharadas de crema de leche

4 cucharadas de alcaparras

sal y pimienta negra

Hervir los macarrones hasta que estén cocidos, pero firmes. Limpiar y lavar el brócoli; separarlo en ramitos y reservar unos ramitos para decorar. Cocerlo al vapor de 5 a 10 minutos. Colocarlo en un cuenco y añadir la crema de leche. Triturar con la batidora. Salpimentar la crema resultante y añadir las alcaparras. Verter la salsa sobre los macarrones escurridos y decorar con los ramitos de brócoli reservados.


Ajotomate murciano

4 tomares pulposos muy maduros

4 tomates de ensalada

2-3 dientes de ajo

½ cucharadita de comino molido

4-5 cucharadas
de aceite de oliva

vinagre al gusto

comino molido
al gusto

sal

Majar los dientes de ajo en el mortero. Pelar los tomates maduros. Trocearlos e incorporarlos al mortero; machacarlos también. Añadir sal, vinagre y aceite y remover hasta que quede una salsa bien ligada. Verterla en una ensaladera. A continuación, lavar y secar los tomates de ensalada. Cortarlos en dados y mezclarlos con el tomate de la ensaladera. Rectificar de sal y añadir un poco de comino al gusto. Dejar macerar la ensalada en el frigorífico durante unas horas antes de servir.


Tortilla de espinacas al modo árabe

250 g de espinacas

50 g de berros

20 g de perejil

20 hojas de menta

1 puerro muy tierno

4 huevos

8-10 nueces picadas

1 cucharada de uvas pasas

½ cucharadita de coriandro en grano

2 cucharadas de aceite de oliva

sal y pimienta negra molida

Una vez las verduras y hierbas estén perfectamente lavadas y eliminados su tallos, reunir sobre la tabla de espinacas los berros, el perejil, la menta, el puerro y el coriandro y picar el conjunto lo más finamente posible. Verter el picado en un bol con los huevos batidos; añadir también las nueces picadas y las pasas. Salpimentar.

Calentar fuertemente el aceite en una sartén y verter la mezcla. Bajar el fuego de inmediato y dejar cocer la tortilla suavemente. Darle la vuelta después de unos 4 minutos y proseguir la cocción unos minutos más. Acompañar la tortilla con una ensalada de lechuga y hojas de menta aderezada con  un aliño de yogur y aceite.


Bolitas de coco y zanahoria

30 g de zanahorias

100 g de azúcar

100 g de coco rallado

50 g de coco rallado más grueso

Raspar y lavar las zanahorias. Cocerlas al vapor hasta que estén bien tiernas. Cocidas, deben pesar 100 gramos. Triturarlas con minipimer.

En un bol, amalgamar muy bien el puré de zanahoria con el azúcar y el coco rallado. Con las manos, formar bolitas de 25 mm de diámetro presionándolas para que queden compactas y sólidas. Rebozarlas en el coco rallado más grueso y colocar cada una en un pequeño molde de papel, como los de las magdalenas. Tenerlas en el frigorífico por lo menos 2 horas antes de servirlas.


Gratinado de boniato y manzana

600 g de boniatos

60 g de mantequilla

50 g de azúcar

125 ml de leche

3 manzanas ácidas

1 ramito de cebollino

1 cucharada de tomillo seco

3 cucharadas de crema de leche

sal y pimienta negra

Precalentar el horno a 225 ºC. Pelar los boniatos y las manzanas. Cortar ambos en rodajas finas. Eliminar las pepitas de las manzanas. Engrasar una fuente refractaria con un poco de mantequilla y colocar a capas las rodajas de boniato y de manzana espolvoreando cada una de ellas con sal, azúcar, pimienta y tomillo. Acabar con una capa de boniatos.

En este punto, espolvorear la superficie con el cebollino y verter por encima la leche mezclada con la crema de leche. Repartir por la superficie bolitas de mantequilla y dejar cocer en la parte alta del horno durante 35 o 40 minutos, a temperatura media-alta.

 

Recetas anti cambio climático

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *