Editorial – La fiesta en el alcantarillado y la rebelión que se avecina

Editorial – La fiesta en el alcantarillado y la rebelión que se avecina

         AND

En el caso de que se produzca un accidente de tránsito en la ciudad de Río de Janeiro, el presidente de la República, José Luis Rodríguez,

Estos episodios forman parte de la crisis interna de esta sigla que mientras hace el discurso de la moralidad mantiene un rufian de la patria en su dirección. El PSDB es un fuerte candidato a perder la simpatía del “mercado”, ya que Bolsonaro empieza a dar pinceladas liberales al discurso nacional-fascista, sin una definición en relación al clima político actual, a no ser su genérico “blá, blá, blá” liberal, el PSDB es un fuerte candidato a perder la simpatía del mercado, .

La reforma ministerial anunciada por el corrupto y eterno líder de todos los gobiernos, Senador Romero Jucá, del PMDB, indica la posibilidad de abrir hasta 17 puestos en la Explanada de los Ministerios. Entonces, toda suerte de larápios, meliantes y ladronas, especialistas en un vasto menú de trampas y corrupción al por menor y al por mayor, se presentaron con sus currículos inmundos para ocupar los puestos a vagar. El desagüe estaba de fiesta.

Tal cambio ministerial es otro intento del cadáver político insepulto Temer de aprobar al final del segundo tiempo de su gestión el más bárbaro ataque contra los derechos de seguridad.

Cada vez más los votos para aprobar los proyectos de Meirelles de vender Brasil, colocando a los trabajadores y al pueblo en general en el altar de los sacrificios, se vuelven más caros.

La canalla es insaciable y, una vez que ha aprendido el camino del creyente, va a palparlo hasta el final. La liberación de enmiendas al presupuesto se volvió café pequeño: fue usada para derribar la primera denuncia contra el estafador. Cuando llegó la segunda denuncia, la moneda de cambio pasó a ser el cambio en la constitución, leyes y decretos para retirar derecho de los trabajadores, de los pueblos indígenas y quilombolas, y acaparar las tierras públicas en detrimento de los campesinos pobres.

Obedido, Meirelles impuso a Temer pagar el nuevo credo usando los ministerios como moneda de cambio con el fin de aprobar el asalto a los derechos de seguridad de los trabajadores. Pero la voracidad de los convivas es tanta que amenaza con transformar la fiesta en el alcantarillado en una tremenda carpa, pues los nobles diputados que están ministros quieren quedarse hasta la fecha de la desincompatibilización, y ahí ya no son 17 puestos.

El vulgo centrón quiere expulsar a todos del PSDB del ministerio, pero el senador Aloysio Nunes no quiere salir -una vacante a menos. Entonces viene el Temer y dice que quiere primero el voto y luego paga. Así la confusión está hecha, al final, Temer no goza del menor crédito en su “base aliada”, hecho comprobado una vez más en la vaciada cena del día 22 de noviembre en el Palacio da Alvorada. Además de eso, “palabra de honor” o cualquier cosa ligada a este predicado no es su fuerte.

Todo esto sucede a la luz del día, en una demostración de que la crisis moral y política, reflejos de la profunda crisis económica nacional y del imperialismo, se han banalizado.

La banalización de esta situación de crisis es tal que ha llegado hasta el punto de que las clases dominantes apuestan que las raquíticas y manipuladas indicaciones sobre la economía supuestamente saliendo del agujero, sumado a la celebración de la farsa electoral del próximo año, harán a todos creer que todo volverá como antes en el cuartel de Abrantes. La cumbre reaccionaria de las Fuerzas Armadas no cree en esto y amenaza intervenir.

En este momento en que el parlamento se presenta de forma cruda sin sus usuales maquillajes y revelando toda inmundicia de su naturaleza, expresado en sus componentes de la ralá más bandidesca haciendo la fiesta en un verdadero acento al pueblo ya la nación, el oportunismo y el revisionismo revelan su vinculación , que se ha convertido en una de las más antiguas del mundo. Fracasado su mediocre proyecto, no tardará mucho tiempo para sonar su doble de finados.

No sólo el parlamento y su Partido Único, cuyas siglas de mayor porte entraron en crisis de senilidad, pero todo el sistema político y todas las estructuras de poder de este viejo Estado semicolonial y semifeudal en descomposición son dominados por individuos, cuya hoja corrida es medida en kilómetros. Nobles representantes del latifundio, del sistema financiero, de la gran burguesía y del imperialismo, principalmente yanqui.

Se engaña redondamente quien ve alejamiento y pasividad de las masas populares en la aparente indiferencia política de estas frente a tanto desmando descarado, tanto abuso, tanta desfaçatez y cinismo de la política oficial, e incluso ante los shows y exhibicionismos de la Operación “Lava-Chato” manejada por los ” yanquis. Lo que ocurre es algo que sólo las masas bajo la opresión, control social y lavado cerebral -como la situación que se halla sometida al pueblo brasileño- son capaces de operar. Por casualidad, no estarían a su modo reflejando y deduciendo que todas las formas tradicionales que se han revestido la política y las propias protestas no han llevado a nada, a no ser la continuidad del mismo estado de cosas? ¿No es lo que ha experimentado las masas décadas y ha concluido que todos estos partidos son lo mismo y que las formas de lucha predominantes no cambian nada?

La situación revolucionaria que se desarrolla en el país, situación objetiva que independe de la voluntad de quien sea, se ha encargado y se encargará más de empujar a las masas a las vías de hecho, a escalar su furia. ¿Y por cuánto tiempo sus rebeliones todavía serán llamas localizadas, tales como las recientes protestas de Humaitá en el Amazonas y Correntina en Bahía, o tantas otras revueltas de los últimos cinco años país afuera, en el campo y en la ciudad? El brasero de donde ha brotado estas llamas crepita por todo el país y dependiente de que vientos lo soportan, poderosas llamas se levantarán a tomar el campo y la ciudad.

A los revolucionarios sólo cabe intensificar la lucha para golpear duramente, cada día más, los terratenientes, grandes burgueses y el imperialismo y, de modo inseparable, combatir implacablemente el revisionismo y todo el oportunismo. Son tigres de papel, pero tácticamente sus monstruosidades deben ser pasadas a hierro y fuego y sólo una revolución prolongada puede dar cabo de ellos.

Toda la crisis que se arrastra en el país es la expresión de una gravísima crisis de este podrido sistema de explotación y opresión. La lucha por la tierra para los campesinos pobres sin tierra o con poca tierra, para los pueblos indígenas y las comunidades remanentes de quilombolas; la lucha de los trabajadores contra el pisoteo de sus derechos, por mejores salarios y más empleos; la lucha de todo el pueblo por más educación, salud, vivienda, etc .; la lucha de la juventud por la enseñanza pública y gratuita en todos los niveles, por el derecho al trabajo; la lucha de las mujeres del pueblo por igualdad de derechos y contra todo tipo de discriminación y violencia contra ellas, etc. son todas luchas presentes y necesarias. Pero estas justas reivindicaciones ya no pueden alcanzarse mínimamente sin la lucha organizada y abierta por el Poder político.

Fuera el Poder todo es ilusión, todo es sólo engaño oportunista para salvar este podrido sistema de explotación y opresión de su inevitable ruina.

Pero sólo la Revolución Democrática puede liberar a nuestro pueblo ya la Nación de las tres montañas de explotación y opresión: la semifeudalidad, el capitalismo burocrático y el imperialismo. Sólo la Revolución Democrática podrá acabar con ellas, y parte por parte de hacerlas polvo y barrerlas de la faz de nuestro país, edificando la República Popular de Brasil. Brasil Nuevo.

http://anovademocracia.com.br/no-201/7895-editorial-a-festa-no-esgoto-e-a-rebeliao-que-se-avizinha

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *