Jornada NBA: La amenaza verde sigue su ruta hacia la gloria

12 triunfos seguidos lo catapultan a grandes hazañas

Jornada NBA: La amenaza verde sigue su ruta hacia la gloria

El orgullo celta encuentra nombres propios, las leyendas buscan redención y el éxitos acaricia a una histórica escuadra. Eso es NBA.

El mundo NBA sigue su curso, un monstruo que crece, una amenaza verde busca la gloria, un equipo de leyenda regresa y mucho, mucho más en el mejor resumen de la jornada.

El partido de la Fecha

Boston 95 – Toronto 94

Hablar de Boston es hablar sobre el equipo del momento junto a los Warriors. Cada partido nos trae nuevas conclusiones. Una de ellas es saber que la fuerza de esta escuadra radica en todo el equipo.

Hoy más que nunca la frase uno para todos y todos para uno hace eco en cada rincón de Massachusetts. Esa es la mística que trajo Brad Stevens al equipo.

En una noche, sin Kyrie Irving, su estrella indiscutible, la amenaza verde encontró las armas necesarias para vencer a un duro rival como los Raptors quienes dieron todo por el triunfo.

Con un Al Horford en estado de gracia y unos jóvenes hambrientos por demostrar en cada noche que la camiseta la tienen impregnada en la piel, los Celtics se llevaron el triunfo a pesar de tener una mala noche en el tiro.

Sin la estrella, pero con luz

Hablar de Jayson Tatum y de Jaylen Brown es un canto de alegría hacia el futuro con un brillante presente, pero el jugador que impresiona en las sombras es Terry Rozier.

En su mejor año desde que llego a la NBA, nos muestra partido a partido que es junto a Smart (un pitbull heredero de la garra celta) una de las caras visibles de la segunda unidad.

Su participación se puede definir en una jugada: Tres segundo para terminar la primera mitad, en el costado izquierdo se encuentra contra Jonas Valencianus, quien  le cierra toda posibilidad de penetración.

Entonces se produjo la magia, empezó a jugar con el balón como si de un mago se tratara, mareando al lituano, quien no sabía por dónde se iba a ir.

Realiza una finta y con una pisada encuentra el espacio, elevándose, esgrimiendo un mortal tiro que encuentra la canasta sin titubeos.

Añadiendo además un foul a su cuenta, creándose una jugada de 4 puntos. Eso es Terry Rozier en este momento un jugador impredecible para los contrarios.

El crack de la fecha

Paul George, el pulpo, una de las cabezas endemoniadas de Oklahoma dio otra muestra de su poder. 37 puntos, 8 rebotes, 5 asistencias y 2 robos unas estadísticas que asustan a cualquier mortal.

Ante la baja de Carmelo Anthony, asumió junto a Russel Westbrook (27 puntos) todo el poder ofensivo de los Thunder. Realizando una segunda mitad de película (29 puntos), transformándose en el cancerbero de los Dallas, quienes nunca pudieron hallarle respuesta.

Su obsesión con el triple le dio 7 aciertos que desnudaron la ineficacia defensiva de los Maverick en las bandas. Además lideró una vez más a la segunda mejor defensiva del torneo.

El monstruo está despertando, va aprendiendo y dentro de poco el mundo podrá escuchar el grito de una escuadra destinada a luchar contra los dioses del olimpo.

Los bad boys vuelven a la NBA

12 años después Detroit sueña. Una de las franquicias más emblemáticas de la NBA empieza a salir de la oscuridad.Y no es Andre Drummond (8 puntos y 17 rebotes), ni  Reggie Jackson( 17 puntos, 4 asistencias) los líderes de este proyecto.

Detroit es Detroit, nuevamente, gracias al coraje y garra de un Avery Bradley (24 puntos e inmenso en la marca) y de un Tobias Harris (25 puntos, 7 rebotes) quienes han devuelto la mística de equipo guerrero que los encumbro en los más alto de la NBA.

Enfrente tuvieron un equipo sé que se jactaban de haber heredado esa mística, habiendo realizado una campaña a punta de temperamento el año pasado.

Pero actualmente se encuentran el hoyo, sin ver una salida a pesar de estar adelante del marcador en gran parte del encuentro.

Cayendo sin atenuantes a pesar de la buena labor de Hassan Whiteside (20 puntos y 12 rebotes) y de un irregular Goran Dragic (18 puntos, 7 asistencias).

Más que indefendible

Hablar de los Rockets es hablar del triple y hablar del triple es ver si James Harden va  a realizar otra majestuosa actuación que lo lleve al triple doble.

Esta fecha no pudo ser, pero al ritmo que está jugando no es de sorprender que lo logre varias veces.

Un jugador indefendible, que deja en ridículo cualquier sistema. Ese es James Harden, la barba de la NBA.

Incluso en el lado defensivo se le ve más comprometido con el equipo, transformándose en un líder de verdad.

15 asistencias no hacen más que confirmar la forma cómo involucra a todo su equipo.

Quedando por esperar el resultado de su unión con CP3. Una tarea titánica para Mike D´ Anthony quien tiene que cohesionar  a estos talentos.

Mientras que en Indiana, Víctor Oladipo (28 puntos) y Domantas Sabonis (17 puntos) han confirmado que este es su año.

Jornada NBA: La amenaza verde sigue su ruta hacia la gloria

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *