Cinco películas para enfocar el nacionalismo catalán

Cinco películas para enfocar el nacionalismo catalán

Todas las identidades, nacionalidades e ideologías se nutren del cine para mantener su mensaje intacto y perecedero. El catalanismo, independentista o no, no ha sido diferente. 

Companys, proceso a Cataluña
Escena de Companys, proceso a Cataluña

El nacionalismo catalán, así como cualquier otro, ha dejado su impronta en algunas películas a lo largo de la historia del cine. El tono ha ido variando a lo largo de los años, siempre guardando relación con la tensión entre este nacionalismo periférico y el central. En 1978, TVE produjo documentales en pro de la cultura y talentos catalanes llamados Catalans Universal… ¿es concebible eso ahora?

Ya a comienzos del s.XX encontramos cintas que reflejaron las particularidades y el pensamiento del nacionalismo catalán, tanto el catalanismo más ligado a España como el independentista. Los sucesos de Barcelona (1909) está considerada la primera película sobre la Historia de Cataluña y una de las primeras películas (si no la primera) con carácter historiográfico del territorio español. A través de cinco películas, damos cinco puntos de vista.

El tambor de Bruch (1948). Dirigida por Ignacio F. Iquino, trata una batalla del pueblo catalán contra los franceses en la Guerra de la Independencia que, pasado el tiempo, se ha ido convirtiendo en una referencia cultural catalanista. Según Caparrós Lera, al realizarse durante el franquismo no puede dejar de mostrarse exaltadamente españolista, pero se aprecian ciertos guiños que pueden llevar a la lectura de equiparar a los invasores franceses con los invasores franquistas. Posteriormente, esta misma historia se contó en La leyenda del Tambor (1981). Don Juan de Serrallonga (1949). Dirigida por Ricardo Gastón, está ambientada en el s.XVII y critica el centralismo del Conde Duque de Olivares. El problema catalán con el gobierno central, si tiene algún punto de partida claro, es ese. Olivares, que dijo “Ahora que os hemos asimilado y no tendréis que gastaros dinero en la lucha contra nosotros, parece razonable que nos paguéis con impuestos”, demuestra que las ganas de reprimir Cataluña vienen desde muy lejos. La cinta adaptó tímidamente una novela de Víctor Balaguer, en la que se contaba la historia del bandolero de las Guilleries, que defendía a los catalanes frente al centralismo castellano. El Robin Hood de Las Ramblas. Durante el franquismo evidenciar un mensaje así era del todo imposible, pero algo de ese espíritu se conservó en la película.

Companys, proceso a Cataluña (1979). Dirigida por Josep Maria Forn, la cinta muestra los últimos días de vida Companys, desde su captura por la Gestapo hasta su fusilamiento por militares franquistas. La película, que ofrece diferentes puntos de vista, sí trata los nacionalismos periféricos con el tono reaccionario que se espera de los franquistas, con frases del tipo: “Los vascos… rojos, pero van a misa y comulgan, para que os fiéis”. Es una película que puede tener lecturas federalistas e independentistas, ya que Companys llega a responder a la pregunta sobre qué es Cataluña diciendo que es “una nación que ahora forma parte del Estado español”. Tal vez se idealice el heroísmo del presidente en las horas previas a su fusilamiento, pero sin duda, es una gran película para conocer a una de las figuras más importantes de Cataluña y de la izquierda española.Pa negre (2010). Ambientada en la Cataluña franquista de finales de los cuarenta, un pueblo conmociona por un asesinato. Grabada en catalán (algo que trajo polémica) deja entrever la enorme represión que sufrió todo aquel con algún lazo con la República y la izquierda. Se reflejan las críticas vecinales a los rojos y a las mujeres solteras e independientes, en la influencia de los caciques y en la toma de poder público de fascistas que aprovecharon para ajustar cuentas con los republicanos que se salvaron durante la Guerra. Todo este caldo de cultivo, sin duda, es ahora un desencadenante del independentismo: muchas cosas negativas en Cataluña se asocian al franquismo sociológico que arrastran las autoridades españolas y que, según el nacionalismo catalán, allí sigue brotando en ciertas ocasiones.

Ciutat Morta (2013). Uno de los mejores documentales que se han grabado jamás y que sin embargo, apenas es conocido. En él se cuenta la historia de cuatro personas que fueron encarceladas y torturadas sin pruebas en relación a un Guardia Urbano herido con el que ninguno de los detenidos había tenido el más mínimo contacto. Se indaga en el fango de corrupción estructural, de los genes represores de las instituciones policiales españolas y de la ausencia de una verdadera transición en la justicia española tras la muerte de Francisco Franco. El independentismo ausente de nacionalismo sino como herramienta que sirva de ruptura con el pasado (una idea que defiende la CUP) se puede apreciar en esta pieza.

 

https://www.elsaltodiario.com/el-baul-de-kubrick/nacionalismo-catalan-cine

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *