FRANCIA. MOVILIZACIÓN CONTRA REFORMA LABORAL

FRANCIA. MOVILIZACIÓN CONTRA REFORMA LABORAL

Prensa Latina

Organizaciones sindicales y sociales de Francia se reunieron este lunes para coordinar una jornada de movilización contra la reforma laboral aprobada por el gobierno de Emmanuel Macron, la cual genera un amplio rechazo en varios sectores.

A la cita asistirán representantes de trabajadores, de jubilados y de jóvenes con el fin de planear una manifestación conjunta que permita mostrar en todo el país la oposición al Código del Trabajo. Los reunidos buscarán así darle un nuevo impulso a la movilización ciudadana contra el nuevo Código del Trabajo, que genera una amplia fractura en la sociedad francesa.

Sindicatos como Solidarios, Fuerza Obrera, entre otros, confirmaron su asistencia al encuentro este lunes, por invitación de la Confederación General del Trabajo (CGT). Aunque todavía no está decidida la fecha de la demostración, podría ser finalmente el 19 o el 20 de octubre, de acuerdo con fuentes sindicales.

Por otro lado, para el martes está convocado un paro de agentes de la función pública, hecho que podría provocar serias interrupciones del transporte. De acuerdo con los datos divulgados, un total de 5,4 millones de agentes están llamados a unirse a la huelga a nivel nacional con el fin de provocar un impacto notable.

A causa de las perturbaciones previstas, la Dirección general de la aviación civil pidió a las compañías aéreas cancelar el 30 por ciento de los vuelos programados para el martes. “Habrá interrupciones en todo el territorio nacional”, alertó el ministerio de Transportes, según el cual los aeropuertos más afectados serán París-Charles de Gaulle, París-Orly, Beauvais, Lyon, Nice, Marseille, Toulouse, Bordeaux y Nantes.

También se esperan perturbaciones en los servicios de la Sociedad Nacional de Ferrocarriles y en los transportes citadinos de metro, tranvía y autobús, pues la huelga está convocada por todas las organizaciones sindicales. El nuevo Código del Trabajo, aprobado a finales de septiembre por decreto, genera una amplia fractura en la sociedad francesa.

Mientras el gobierno cataloga la reforma como indispensable para promover la recuperación económica del país, las organizaciones de trabajadores, estudiantes y jubilados afirman que se trata de un golpe de Estado social, y un retroceso inédito en cuestiones de derechos laborales.

En septiembre tuvieron lugar tres jornadas de movilización con la asistencia de cientos de miles de personas, y se han registrado acciones más focalizadas como un paro de las secciones de transporte.

Aunque el presidente Emmanuel Macron ya firmó los decretos de la reforma para su inmediata aplicación, los textos todavía no han sido avalados por la Asamblea Nacional, por lo cual los detractores estiman necesario seguir con la batalla.

Critican a presidente por frases despreciativas clasistas

Por otro lado, Emmanuel Macron es blanco de numerosas críticas por frases consideradas clasistas e indignas de un jefe de Estado, pues entrañan un desprecio a las clases populares, de acuerdo con las denuncias.

La polémica estalló tras una visita del mandatario al departamento de Correze (centro), donde dialogó sobre una empresa con dificultades para contratar empleados y al respecto señaló que “algunos en lugar de armar un burdel, harían mejor con ver si encuentran trabajo allí”. Así se refirió a un grupo de trabajadores de la empresa GM&S que aprovecharon la presencia del presidente en la zona para realizar una manifestación y denunciar sus precarias condiciones de trabajo.

Numerosos políticos y personalidades estiman que la frase revela un desprecio a las clases populares, lo cual no es digno de un mandatario, de acuerdo con los cuestionamientos. “Un presidente no debería decir eso”, sostuvo el socialista Stephane Le Foll, mientras la portavoz del partido conservador Los Republicanos, Valérie Boyer, lamentó que “Macron no deja de expresar su menosprecio por los franceses”.

Por su parte, el legislador Alexis Corbiere, del movimiento izquierdista Francia Insumisa, denunció las reiteradas frases ofensivas del presidente, y su correligionario Adrien Quatennens señaló que el jefe de Estado “no sabe lo que es buscar trabajo, aquí el lío es él”.

De su lado, los medios de comunicación recuerdan las numerosas ocasiones en que Macron ha despertado la controversia a causa de este tipo de frases, que se remontan a varios años atrás, cuando se desempeñaba como ministro de Economía.

Algunos de los sucesos más aludidos son el uso de la palabra “iletradas” para referirse a las empleadas de una fábrica; cuando estimó que los jóvenes deberían proponerse ser millonarios, o cuando aseveró durante una discusión con un ciudadano que “la mejor forma de conseguirse un traje de lujo es trabajando”.

En julio último, ya como presidente, el político asistió a la inauguración de una estación de trenes y afirmó que en ese tipo de lugares “uno se encuentra con gente de éxito y también con gente que no son nada”.

En otra ocasión, en medio de las recientes protestas ciudadanas por la reforma laboral, Macron afirmó que “no cederé ante nada, ni ante los perezosos, ni ante los cínicos, ni ante los extremistas”.

(Fuente: Prensa Latina)

 

 

http://eldiariointernacional.com/spip.php?article4407

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *