Diez días después de María la gente saca lodo en San Francisco de Macorís

CIUDAD

Diez días después de María la gente saca lodo en San Francisco de Macorís

SAN FRANCISCO DE MACORÍS. Diez días después de las inundaciones provocadas por el desbordamiento de ríos, arroyos y cañadas en esta provincia, donde fueron destruidas totalmente 75 viviendas, moradores de varios sectores permanecían ayer sacando lodo de sus casas, las que han vuelto a habitar a pesar de las precarias condiciones en que se encuentran.

En los barrios San Vicente y Ugamba, sectores que los une un puente a punto de colapsar, por encuentrarse a escasa distancia del río Jaya, sus moradores tratar de volver a la normalidad con lo poco que pudieron salvar de las inundaciones.

Darío Brito, quien tiene su casa construida de block y techada de zinc en el sector San Vicente, declaró que solo pudo salvar un motor con el cual trabaja a veces como motoconchista, y solo quedó con la ropa que llevaba puesta el día de las inundaciones.

“Por aquí no ha venido nadie del Gobierno a darnos ayuda, andan por ahí entregando comida cocida, pero ese no es el problema, quien nos va a reponer todos los ajuares y las ropas que perdimos”, se preguntó Brito.

Dijo que a pesar de que su cosa tiene lodo, duerme en una cama junto a un hermano, esperando a ver si van a socorrerlo.

Mientras que Altagracia Frías, vecina de Darío Brito, declaró que tampoco pudo recuperar ninguno de sus muebles y ajuares.

“Cuando vi que el agua llegaba al techo, solo apelamos a salir huyendo para no morir ahogados”, comentó Frías.

En tanto residentes en Ugamba, donde al menos diez viviendas fueron arrasadas, Tomás García y Altagracia Hernández declararon que pudieron salvar parte de sus bienes, pero que sus casas sufrieron mucho.

Otros sectores donde se vive un panorama similar alde Ugamba y San Vicente, son las comunidades 24 de Abril y Santa Ana, que quedan muy próximo a la rivera del río Jaya.

La gente regresó

El director provincial de la Defensa Civil, Juan Inoa, informó que todas las familias que se encontraban en escuelas, refugios y familiares, retornaron a sus casas.

Dijo que el sector más afectado con la destrucción de viviendas fue el barrio Azul con 35, le sigue Ugamba con diez, Las Flores con ocho, Rivera del Jaya con siete, 24 de Abril con seis y el barrio Núñez de Cáceres con tres, al igual que los Rielitos.

Inoa manifestó que tienen en lista para reparar unas 14 viviendas y que las mismas han sido visitadas por el personal del Instituto Nacional de la Vivienda (INVI), entidad que ha encargada del arreglo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *