Sí, se mueve

EN PLURAL

Sí, se mueve

  • Sí, se mueve
Yvelisse Prats-Ramírez de Pérez
LISTINDIARIO

A Fausto Herrera Catalino
-Militante social y político

Orgullosamente, porque participé modestamente en el impulso de salida, el Partido Revolucionario Moderno, marca el paso y se adentra en un proceso  democrático indispensable para su legitimación como opción válida en el 2020 para quienes rechazan en “modus operandi”, entiéndase corrupción y la impunidad de los gobiernos peledeístas.

El pasado jueves 28, la comisión política del PRM, rompió la inercia, y aprobó, recibiéndolas como agua bendita, las resoluciones que sometió la Dirección Ejecutiva, que sobriamente resumen el relanzamiento enérgico de nuestra Organización política.

El programa de acciones es ambicioso, apretado; comprende en dos meses la culminación del proceso de confección del padrón electoral que se usará en las primarias de la Convención Ordinaria, y el calendario de las diferentes asambleas, que conforman el ciclo de la convención, que se iniciará con la votación universal de las bases el 26 de noviembre, y que concluirá el 10 de diciembre con la asamblea de delegados la cual proclamará nuestra nueva dirigencia a nivel nacional.

Estas autoridades deben ser elegidas con sumo tino, puesto que tendrán responsabilidades mayores, entre ellas, mantener la alianza con los partidos de oposición, y lograr otro acuerdo, el más decisivo, con la sociedad civil organizada.

Además, ir definiendo claramente, no solo en la letra escrita de los estatutos, sino en sus posiciones públicas y a través de la formación doctrinaria, la orientación ideológica que sustenta el PRM: el Socialismo Democrático.

La gestión de los nuevos dirigentes perremeístas concluirá con una tarea retadora: conducir junto a la CNO que se designe para el caso, la Convención Nacional Extraordinaria que elegirá los candidatos de nuestra Organización para el 2020 y la campaña antecedente.

De aquí a allá las nuevas autoridades tienen el imperativo categórico de actuar en nombre de todo el partido, no de una u otra tendencia. Actualmente existen dos grandes corrientes en el PRM, nada debe impedir que surjan nuevas fuerzas, nuevas aspiraciones; el crecimiento del partido exige apertura, y el respeto a la democracia interna, es garantía de la credibilidad hacia el exterior.

Los nuevos dirigentes, entre los que no estaré yo, que volveré a la militancia activa, deberán ser escogidos tomando en cuenta sus perfiles, o sea, sus competencias para el cargo, su moralidad pública y privada. Sería ideal si además, tuvieran liderazgo en sus comunidades respectivas; sus iglesias, en sus clubes, su vecindario, su gremio o las instituciones educativas donde estudien o trabajen.

Espero que la Comisión Organizadora de la convención que debe ser nombrada con igual tino que el que se espera presida la elección de los dirigentes, formule en sus reglamentos ese perfil, esas condiciones, que diseñarán la identidad de nuestras autoridades, lo que pretendemos sea la cara personalizada de un partido moderno con una ideología definida, sellada por la ética que conlleva marcar la diferencia.

Mucho hay que reflexionar, que opinar, que enderezar para dar continuidad a este primer paso esperanzador que se dio el jueves pasado en el Partido Revolucionario Moderno.

Como publicó Fausto Herrera Catalino, un compañero y amigo que comparte conmigo militancia en el PRM, en la fundación del Foro Renovador y la militancia social, debería primero haberse realizado el Congreso que solidificara nuestra ideología, reafirmara nuestro compromiso con los ideales del doctor Peña Gómez, trazara las líneas programáticas maestras del futuro y apretara nuestros vínculos con la gente.

El tiempo que nos imponen nuestros estatutos para realizar la convención ordinaria, y las limitaciones económicas, no han permitido ese congreso. Pero, recordando viejas prácticas que usaron Peña Gómez y Don Juan en convenciones del PRD en las fechas en  que lo dirigieron, habría un espacio solemne en la Convención para aprobar un documento de reafirmación doctrinaria que antes sería enviado para consulta a las bases.

Y tiempo habrá, y ánimos renovados para que el PRM que surja de esta primera Convención Ordinaria, no solo amplíe y enriquezca, sobre todo practique la ideología que al asumirla nos compromete con esa “democracia con pan” que Peña planteaba y que tanto necesitan los pobres de este país.

Escribo estos comentarios En Plural porque uno de los objetivos de este PRM que se fortalecerá en su institucionalidad y en su confiabilidad con la convención programada, es abrirse, como una casa acogedora, sin rincones de sombras, a la criticidad, que es la mejor armadura frente al silencio cómplice, frente a la adulación,  frente al engaño.

Por eso, comparto En Plural con mis lectores muchos de los cuales no son Perremeístas, este desperezar de mi PRM. Digan, lo que digan, mientan lo mientan las bocinas, tenía razón Galileo: “Y sin embargo se mueve”.

Saber más:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *