A Virtudes de la Rosa la encerraron, privaron de alimentos y obligaron a firmar documento sin lectura previa

A Virtudes de la Rosa la encerraron, privaron de alimentos y obligaron a firmar documento sin lectura previa

Birt
La catedrática y activista feminista Fidelina (Virtudes) de la Rosa deploró hoy mediante un  comunicado las prácticas arbitrarias a las que dijo fue sometida junto a su hija en su viaje a México, país al que se le impidió la entrada; y además se le obligó a afirmar en reiteradas ocasiones un documento sin lectura previa, a lo que ella se negó rotundamente.

Dijo que, pese a contar con las requeridas documentaciones, a ella y su hija se les impidió entrar a territorio mexicano.  Asimismo, indicó tampoco se les suministró alimentos durante más de cinco horas.

Agregó que se les despojó de sus pertenencias y encerró junto a otras personas, en su mayoría mujeres, una de ellas con una infante.

Demandó del estado de México el cese inmediato de estas prácticas, así como investigar y someter a las sanciones correspondientes a los oficiales responsables de los hechos narrados y presentar excusa pública por esta detención arbitraria y compensar a ambas por los daños cometidos.

 

Hoy reproduce in extensa el texto enviado por Álvarez: 

Las instituciones y organizaciones abajo firmantes expresan su indignación por los vejámenes a que fueron sometidas Fidelina de la Rosa Hidalgo (Virtudes), docente de la UASD, de amplia trayectoria de lucha social y feminista, y su hija la Doctora Mirna Jiménez De la Rosa, también docente universitaria, a quienes se les impidió entrada en el Estado de México, a pesar de contar con las requeridas documentaciones.

Ambas estuvieron detenidas por más de cuatro horas sin suministro de alimentos, cediendo después ante las quejas de De la Rosa por la necesidad de ingerir medicamentos, despojándoseles de sus pertenencias, y exigiéndole a Fidelina firmar en reiteradas ocasiones un documento sin lectura previa, a lo que ella se negó rotundamente.

El Estado mexicano no proporcionó en ningún momento razones justificativas para impedirles la entrada, enviándolas de regreso al país después de arreglos con la línea aérea.

El encierro junto a otras personas, en su mayoría mujeres, una de ellas con una infante, a quien tampoco se le suministró alimentos durante más de 5 horas, denota prácticas discriminatorias, vejatorias y arbitrarias de este Estado.

Exigimos al Estado de México el cese inmediato de estas prácticas, investigar y someter a las sanciones correspondientes a los oficiales responsables de los hechos narrados, presentar excusa pública por esta detención arbitraria y compensar a ambas por los daños cometidos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *