De la intolerancia a las protestas y el abuso policial

De la intolerancia a las protestas y el abuso policial

MARIEN ARISTY CAPITÁNLas irracionalidades nos circundan. De alguna manera, tal vez porque el circo siempre tiene que existir, todo parece conspirar para que el absurdo cree las condiciones más inverosímiles en una sociedad que, según se suponía, era un poco civilizada.
Esta semana hemos vuelto a ver que la sinrazón sale triunfante cuando hay oportunidad: la Policía, como cada vez, mete la pata y arremete contra la gente.
La semana pasada diez muchachos se apostaron en el antedespacho del procurador Jean Alain Rodríguez y fueron sacados a golpe de gas pimienta. El martes la situación fue peor: los agentes que vigilaban la Procuraduría golpearon a los activistas que instalarían un campamento frente al lugar.
Inconformes aún, los policías luego arremetieron contra los legisladores que fueron a apoyar a quienes protestaban. Hubo pistolas eléctricas, bombas lacrimógenas, heridos de perdigones, detenidos… un combo que desnuda la intolerancia hacia las protestas.
Esto no fue todo. Ayer vimos cómo agredieron al periodista Ramón Cruz Benzán, del Listín Diario, quien “pecó” al intentar entrar a la Procuraduría para cubrir las incidencias del día. Los periodistas, por demás, tuvieron que reclamar y coger bastante lucha para poder entrar a la Procuraduría.
Parecería que los papeles de Odebrecht, recién llegados, obnubilaron al Procurador: ¿cómo permite que se use la fuerza? ¿Por qué prohibir la entrada a la prensa? ¿Temerá que descubramos los nombres que, por lo que dijo, ya no dará? Jean Alain olvida que cada exceso pasa factura y que todos, amén de que se haga justicia, también queremos nombres.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *