¡Institucionalicemos el Día de Charles Darwin!

¡Institucionalicemos el Día de Charles Darwin!

El 12 de febrero es el Día internacional de Charles Robert Darwin (1809-1882). Febrero es un buen mes para que la nación que en ese mes celebra su independencia. Los Estados de Derecho no se fundamentan en leyes divinas como fueron las monarquías feudales.  Establecen propósitos humanistas y científicos que valorizan el conocimiento, y la solidaridad humana. Internacionalmente se conmemora el nacimiento de Darwin como una fecha para promover la ciencia y los valores que la acompañan: coraje intelectual, curiosidad perpetua y hambre por la verdad. 

El 12 de febrero de 1909 fue celebrado el centenario de su nacimiento y el quincuagésimo aniversario de la publicación de On the Origin of Species en 1859; la obra que revolucionó el mundo de las ciencias vivas, y cuyo impacto es solo comparable según un gran consenso de científicos y organizaciones humanistas al que tuvo en la Física la teoría de la relatividad de Albert Einstein.

En su publicación Celebración del Día de Darwin. El Reconocimiento a Darwin, la ciencia y el humanismo, la organización enfatiza su importancia, debido a que las celebraciones son parte de todas las culturas. Estas permiten compartir tradiciones y un enlace común entre todos los que comparten la cultura; permitiendo así una experiencia significativa entre sus miembros, y entre los principios a que se suscriben.  Advierten, que desafortunadamente, todas las celebraciones se fundamentan en tradiciones antiguas que son relevantes a una cultura o país específico. 

Y lo que es peor, las tradiciones antiguas tienden a ser la fuente de muchos de los conflictos que dividen al mundo en el presente, como son: la negación del derecho a la libertad de conciencia; la imposición de dogmas religiosos en las escuelas públicas; la difusión de creencias sin evidencias; la discriminación religiosa de grupos minoritarios o ateos; el desprecio, y la exclusión de la mujer de los círculos de poder económico, social, político y religioso; la prohibición de anticonceptivos y de derechos a la salud sexual y reproductiva de la mujer, especialmente en momentos que el planeta experimenta la extinción de sus especies y un cambio climático que puede ser devastador para la vida animal y las civilizaciones humanas.

Para las organizaciones humanistas y científicas, estudiar biología ignorando la evolución de las especies, sería como “estudiar física ignorando las leyes de Newton o química sin la tabla periódica de los elementos […] ¡Si continuamos rígidamente apoyando las diversas mitologías de nuestra antigüedad tribal, que llamamos religiones, con sus deseos individuales de dominación global, seguramente pagaremos un enorme precio por ello!”

Las cuantiosas evidencias de evolución de las especies a través del mecanismo que Darwin llamó Selección Natural (que no tengo espacio para explicar, pero debería ser parte íntegra del currículo escolar), demuestran su validez en explicar la diversidad de la vida en el planeta. La explicación de nuestros orígenes se ha fortalecido en los siglos siguientes con el avance de la genética y la investigación del genoma humano y de diferentes especies; lo que facilita nuestra compresión del origen común de toda la humanidad. 

En otras palabras, la ignorancia y la intolerancia son dos graves males que están causando guerras, muertes, y sufrimiento aún en el siglo XXI. Veamos lo que dijo Charles Darwin, en el siglo XIX, relacionado a estos problemas:

1. “La ignorancia frecuentemente genera más confianza que el conocimiento: son los que poco conocen, no los que tienen amplio conocimiento, quienes positivamente afirman que este o aquel problema nunca será resuelto por la ciencia”.

2. “En la larga historia de la humanidad (y además de la vida animal) quienes aprenden a colaborar e improvisar con mayor efectividad han prevalecido”.

3. “Si la miseria de los pobres no ha sido causada por las leyes de la naturaleza, pero por nuestras instituciones, entonces, grande es nuestro pecado”.

4. “Datos falsos son altamente injuriosos al progreso científico, porque generalmente son duraderos; pero opiniones falsas, apoyadas en algunas evidencias, hacen poco daño, porque todos toman un saludable placer en probar su falsedad”.

5. “Yo no me puedo convencer que un Dios benéfico y omnipotente hubiese creado intencionadamente avispas parásitas con la intención expresa que se alimentaran al interior de los cuerpos vivos de orugas”.

6. “He llamado a este principio, por el cual cada variación leve se conserva, por el término Selección Natural”.

7. “En la visión que entiende que cada especie fue creada independientemente, no ganamos ninguna explicación científica”.

8. “Hacer lo poco que se pueda para aumentar el stock general de conocimiento es un respetable objeto de la vida. Que uno puede perseguir bajo cualquier probabilidad”.

9. “Podemos aceptar que soles, planetas, universo, y todos los sistemas de universos, se rijan por leyes. Pero los insectos más pequeños, queremos que sean creados instantáneamente, por ley especial”.

10. “Debemos sin embargo reconocer, como me parece, que el hombre con todas sus nobles cualidades… todavía lleva en su marco corporal la estampilla indeleble de su humilde origen”.

11. “El hombre tiende a reproducirse a un ritmo mayor que sus medios de subsistencia”.

12. “Así, la incredulidad se deslizó sobre mí a un ritmo muy lento, pero por fin se completó. El ritmo era tan lento que no sentí ningún malestar y nunca desde entonces he dudado, ni siquiera por un solo segundo, que mi conclusión era correcta”.

Tengo la esperanza que algún día, cuando se logre acabar cn Republica Dominicana con la impunidad ante la corrupción, los/as estudiantes emprendan marchas contra la ignorancia en el aula y la imposición de religiones en las escuelas del Estado. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *