¿Por qué le dicen un Gobierno “pantalloso”?

PANCARTA

¿Por qué le dicen un Gobierno “pantalloso”?

Raúl Pérez Peña (BACHO)
lasmanaclas@gmail.com
LISTIDIARIO

Una misión por la que se le pagó mucho dinero público al importado Joao Santana fue el trazado de pautas mediáticas y publicitarias para ofensivas y defensivas de imagen pública.

Los dominicanos escucharon al presidente Medina lamentarse de haber perdido los servicios del experto brasileño apresado bajo serias imputaciones de corrupción en su país.

“Hacer lo que nunca se ha hecho” fue una de las consignas de mayor difusión publicitaria en la primera etapa del actual gobierno. Por las redes sociales y múltiples medios se le atribuyó a Joao Santana importar dicha consigna utilizada en otros países.

Santana hizo llover sobre mojado cuando recomendó también incrementar la apabullante planilla de comunicadores con que el Gobierno inundó la administración pública por las cuatro esquinas.

En un artículo reciente el columnista turístico Juan Lladó alertó al Colegio de Periodistas, CDP, sobre 25 consejos administrativos de entidades estatales que tienen periodistas en su “alineación” regular.

Si el Colegio investiga la información saldrán a fl ote las razones por las que en múltiples círculos le dicen “pantalloso” al actual Gobierno.

Incluso en el reciente caso del joven John Percival Matos es obvia la fanfarria gubernamental, no obstante volumen de interrogantes callejeras sin aparecer respuestas palaciegas.

¿Cuántas veces ha prometido el Gobierno reducir el alto índice de delincuencia común, el lavado de dinero, la extracción de materiales de donde nacen los ríos, el contrabando, la tala de árboles, la imparable corrupción y otros delitos graves, sumados a los escándalos mayúsculos que “no se pueden ocultar?”.

Observe entre esos escándalos inocultables el “tucanazo” y el soborno admitido por Obrebecht de 92 millones de dólares a funcionarios gubernamentales.

Ojalá y lleven ambos casos hasta las cacareadas últimas consecuencias. La gente no encuentra palabras para califi car el relajo de los funcionarios palaciegos amplifi cados por sus incondicionales bocinas para burlarse de la opinión pública.

Tales casos ponen en alto relieve el porqué dice la gente que este es un Gobierno “pantalloso”.

Con Los Tres Brazos doblaron el pulso. Por la sencilla razón de que en todas partes se escuchaba una sola expresión “varga-me a dios”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *