Militarizan Rio de Janeiro por las Olimpiadas. La población en cólera

Militarizan Rio de Janeiro por las Olimpiadas. La población en cólera

ccbcabe53e2f24909201bb53be92bb2d

Contacto con Plínio de Arruda Sampaio Jr

ELDIARIOINTERNACIONAL

30 de julio de 2016

“Río está en una especie de estado de excepción, hay regiones que están prohibidas a los brasileños, parte del transporte es muy exclusivamente para la gente que tiene tiquet para el juego, el judiciamiento militar y de la policía civil es ofensivo y brutal, como si estuviéramos en una especie de golpe militar. Secuestraron Río para hacer las Olimpíadas; esta es la situación concreta, esto genera mucha irritación en la población y tendremos protestas”, dijo el Economista y analista político brasileño, profesor Plinio de Arruda Sampaio Jr. en CX36. Transcribimos la nota que Usted puede volver a escuchar aquí:

Diego Martínez: Estamos en contacto como habíamos anunciado con Plínio de Arruda Sampaio Jr. economista, político, analista de la realidad de Brasil.
¿Plínio, qué tal? Bienvenido, buen día.

Plínio de Arruda Sampaio Jr.: Buen día Diego, un gusto hablar con ustedes.

DM: Hay mucha información de Brasil, uno de ellos tiene significancia mundial porque es este tema de los Juegos Olímpicos que se vienen y el hallazgo de grupos supuestamente terroristas que iban a actuar en Río en las Olimpíadas.

PASJ: Mira Diego, ahora el país está concentrado en las Olimpíadas, lo que se ve en Río es interesante para ver el poder del capital. Estos grandes eventos colocan el evento por arriba de la ley y de las costumbres de la ciudad.
Entonces, Río está en una especie de estado de excepción, hay regiones que están prohibidas a los brasileños, parte del transporte es muy exclusivamente para la gente que tiene tiquet para el juego, el judiciamiento militar y de la policía civil es ofensivo y brutal como si estuviéramos en una especie de golpe militar.
Entonces, secuestraron Río para hacer las Olimpíadas. Esta es la situación concreta, esto genera mucha irritación en la población. Tendremos protestas pero no sé si serán muy masivas. Es una situación muy extraña.
Dentro de este circo ayer divulgaron la prisión de terroristas. Desde mi punto de vista no dan información alguna. Yo creo que es un teatro puro y simple para justificar la presencia militar, para decir que de hecho había necesidad de hacer este circo todo. Yo creo aprendieron diez jóvenes que probablemente tengan alguna simpatía con los musulmanes, que no es imposible que haya intercambiado algún mensaje de simpatía con el Estado Islámico, pero desde mi punto de vista este es un circo total típico de Brasil. Sería muy, para la imagen global brasileña sería muy malo que no tuviéramos algunos terroristas por aquí. Entonces, inventaron algunos, así nos aproximamos a Europa.
DM: Y también puede ser una campaña como de prevención en el sentido de decir que las autoridades están atentas a todos los movimientos.

PASJ: A mí me parece que es una operación para justificar delante del pueblo brasileño la presencia absolutamente absurda de las fuerzas de represión en las calles de Río de Janeiro.
Y a lo mejor, para decirle a los extranjeros, que tenemos una inteligencia. Pero esto es un circo, es una cosa lamentable.

DM: En el Mundial hubo manifestaciones impresionantes, lo que está ocurriendo ahora en Río parece tener una magnitud bastante menor.

PASJ: Sí, mucho menor. Yo conversé con la gente de Río, pregunté cómo estaban las organizaciones de protestas, porque parece mucho menor. Los compañeros con los que hablé me dijeron, Plínio, sí va a haber, no sabemos si grande o pequeña porque no sabemos la decisión cuál será, pero los compañeros, algunos con los que conversé, me dicen que sí, que hay iniciativas de hacer protestas.
Lo que sí está ocurriendo son categorías estratégicas para el buen funcionamiento de las Olimpíadas, como por ejemplo, los fiscales de la aduana, la policía federal, la gente de transporte público, de hecho se aprovechan la cercanía del evento para hacer huelgas y exigir el cumplimiento de acuerdos pasados que todavía no fueron efectivizados.
O sea, no es un oportunismo, es en realidad la posibilidad de aprovechar un momento bueno para exigir que el gobierno cumpla lo que hace mucho ya se había comprometido.
DM: Pero las posibilidades de que el gobierno de Temer escuche en algo estas protestas, parecen ínfimas.

PASJ: En relación al gobierno Temer, la sensación que yo tengo cada vez más firme es que hay una resignación del PT sobre la situación política. Y por lo tanto nadie impulsa nada directamente contra Temer. Es posible que existan protestas contra la situación social, contra las arbitrariedades que significan estos grandes eventos, pero seguro que va a haber protestas contra Temer en los estadios, si Temer aparece van a haber grandes protestas.
Recién salió una investigación de opinión pública que apunta a que el 62% de la población brasileña quiere nuevas elecciones. O sea, el presidente no tiene ninguna legitimidad.
Pero las protestas no creo que sean directamente volcadas contra temer, serán protestas contra estos grandes eventos.

DM: Y en esto de las protestas contra los grandes eventos, están los costos y en qué deberían ser gastados, en momentos de crisis realizar esto como una especie de despilfarro. ¿Qué es lo que hay sobre la mesa?

PASJ: Yo creo que hay tres cuestiones básicas, primero la discusión sobre cuáles son las prioridades de gastos de los recursos públicos.
Segundo es la especulación inmobiliaria generada por la intervención del Estado en la organización de los grandes eventos. Se aprovechan estas inversiones públicas para sacar a la gente pobre y echarla más a la periferia todavía de las de Río de Janeiro.
Y tercero es la arbitrariedad total del gobierno con la población. O sea, es como si hubiera un estado de sitio, nos colocamos sobre el orden del gran evento y la vida cotidiana de la gente queda muy perturbada por esto. En una ciudad como Río donde la vida ya es difícil en los días normales.
Entonces, toda esta combinación irrita de manera muy fuerte a la población. Esto es un evento que no dice, no tiene nada que ver con los brasileños, la gente normal, los trabajadores no tienen plata para participar y para asistir al evento, entonces es un absurdo total.

DM: Desde el punto de vista político, ¿qué está pasando con el PT? No parece haber debates internos ni cuestionamiento a las principales autoridades del partido, simplemente una especie de plan rumbo al 2018.

PASJ: El PT ya se acomodó, es de una plasticidad increíble, no hay contestación, claro que hay grupos muy minoritarios que no están satisfechos, pero no tienen incidencia en la política del gobierno.
En realidad están preocupados con 18, como están preocupados con 18 tienen que hacer una buena ingeniería electoral ahora en 16, en las elecciones municipales. Y vendrán nuevos, van a empezar la campaña después de las Olimpíadas de hecho.
Entonces, ellos ya hicieron acuerdos con el PMDB, con gente que ellos dicen que son golpistas y que de hecho son, pero no les importa. Si esto es funcional para ellos para tener base política para disputar 2018, lo hacen.
Entonces, en el PT no hay ninguna novedad. La novedad es que se comprueba que el PT es de hecho un partido convencional del orden.
En un plan político la novedad fue, en Brasil del último período, fue una ruptura que hubo en el PSTU que es un partido morenista-trotskista antiguo muy combativo, con militantes de gran valor y más o menos 40% de estos militantes salen del partido y están organizando una nueva organización política. Pero la razón de salir es en realidad para buscar una nueva unidad de la izquierda socialista.
O sea, es una ironía, dividen para sumar. Entonces, esta es una novedad interesante, mañana van a hacer el lanzamiento social de la nueva organización y esto puede dar una dinámica nueva en el esfuerzo de reagrupamiento de la izquierda revolucionaria brasileña.

DM: ¿Hay disputas por poder dentro del partido o Lula logra concentrar unanimidades?

PASJ: Siempre hay disputas dentro de los partidos, porque es de la naturaleza de los partidos con visiones distintas, grupos distintos.
Pero en el caso del PT, la fuerza de Lula es tan (…) que la disputa es siempre por los cargos secundarios y terciarios, porque la política, la dirección y el centro del poder están absolutamente en manos de Lula, entonces no hay esto. Por eso la historia del PT es la historia de fracciones, son fracciones que se van desplegando porque no hay posibilidad de lucha interna dentro del PT.
Entonces, no se nota nada de esto, al contrario, yo creo que el PT está muy unido, muy claro en su posición de aceptar la situación circunstancial para ellos de oposición dentro del orden con la esperanza de que en 2018 y que el desgaste provocado por la crisis en el gobierno Temer, abra una nueva brecha para que vuelvan al poder.
Esa es la política clara del PT, esto nosotros ya lo discutimos en la Radio contigo y ya está puesta de manera muy clara hace mucho, mucho antes del impeachment, cuando ya estaba claro que Dilma caería, no sabía cuándo ni cómo.
Bueno, ahora se sabe y se comprueba más o menos una política que ya estaba decidida.

DM: Plínio, te agradecemos estos minutos, como siempre. Para nosotros es muy útil poder conversar contigo.

PASJ: Diego, para mí es siempre un gusto hablar con ustedes, un abrazo a todos ahí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *